May 31, 2017

May 17, 2017

Please reload

Entradas recientes

"Todo artista es la sombra que deja un alquimista" Mircea Cartarescu

October 28, 2017

1/3
Please reload

Entradas destacadas

Nota inédita * (Mary Shelley)

February 27, 2017

 

La taza era transparente. Al contacto del agua caliente florecieron las hojas sin flores, desenrollando sus largas y verdosas ramificaciones en mi taza de cristal. Mientras yo pensaba en ti, en nosotros, en quemarte, conservarte o encerrarte en mi ficción, las hojas se desenrollaban flotando al fondo de mi taza y el vapor llegaba a mis manos, empañando la línea de la vida. Empañando nuestro destino, y borrando de un plumazo, el tuyo, amor, y con él también la línea del mío.

 

Los surcos inmanentes que me precipitan hacia el calor de tu boca, que imagino, de tu humo que exhalo, de tu incipiente barba que acaricio, sólo con la yema de los dedos de mi afilada imaginación; me devuelven una y otra vez, tu rostro frío, tus labios amoratados, tu lengua arrancada por los peces. Quiero ahogarme contigo o resucitarte como a mi Prometeo. Quién pudiera contenerte en un suspiro, quién besara los labios al calor de esta agua caliente que desenrolla las hojas, de los libros que no escribirás, de los tés que ya no serán bebidos, amor, y las sonrisas que ya no podré dibujar sobre tus ojos brillantes.

 

Sólo sé que eras mi faro, mi imán, que yo misma había polarizado, para anhelar sueños que no acababan de llegar y que se me antojan posibles, imposibles o cercanos. Sueños como tú, compañeros de viajes y tristezas. Pero ya no podré tenerte, ni saber más quién eres, sólo podré intuirte en las noches, y frotarme contigo en la soledad de la blancura que experimenta mi cabeza cuando te piensa. He empezado a amarte de otra manera, como se ama la ficción, he empezado a ilusionarme con la idea de encontrarte en cualquier calle, quizás seas mi musa, romántica, fumadora y barbuda, con tu abrigo gris y tus andares de gran poeta.

 

Sueño que te atrapo en las hojas de mi cuaderno, y entonces te tengo. Pero, mi voz choca contra las páginas y no te llega, sólo puedo quedarme quieta mirándote desde esta azotea, con ojos de creadora, y embobada, lograr que a nuestro alrededor, el tiempo sea más denso, y los minutos duren lo que tus labios tardan en acariciar la colilla de un cigarro de liar e inspirar un humo, del que me gustaría ser parte. Para que me tragases, y entrar, oh mi dulce, Shelley, de nuevo en tu pecho, y recorrer tu cabeza, hasta instalarme atrás, donde se forman las imágenes. Entonces, te obligaría a girar el rostro y a verme. Podrías grabarme por última vez en tu cerebro, para siempre inmortalizada en tu cabeza con mi falda de flores, mis botas de cordones, con mi pelo suelto.

 

Te miraría a los ojos, Shelley, y te dejaría marchar, convirtiéndote ya para siempre en un recuerdo. Una chispita eléctrica que conecta dos neuronas y se cae de repente a un corazón, que encuentra la combustión para funcionar. Late vivo y tienes que agarrarte el pecho. Puedes sentirlo, yo también. Por un momento, no estás muerto. No podemos dejar de mirarnos porque estamos detenidos en un tiempo que no existe, en un tiempo que no entiende de manecillas, sólo de impulsos eléctricos y pura química, en un tiempo que yo invento para los dos. Ay, Shelley, mientras te sueño, custodiaré éste, tú corazón, que es el mío.

 

 

* 1. Documento de gran valor literario atribuido a la novelista Mary Shelley, conocida entre otras muchas cosas por ser la autora de Frankenstein y que fue recientemente encontrado en el desván de una de las casas en las que se supone que vivió en su regreso a Londres. La nota mecanografiada estaba doblada en cuatro pedazos, junto a un mechón de pelo de la escritora, todo ello dentro de un sobre y adherido bajo un tarro de cristal, que contenía el corazón de un hombre adulto conservado en formol. Tras analizar estos restos, se comprobó que el corazón perteneció al poeta romántico, Percy Bysshe Shelley, marido de la autora, al que le sobrevino la muerte en un naufragio a la temprana edad de 30 años.

 

María Ruisánchez Ortega

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now